Fortaleza de la Soledad - La casa de Superman en Latinoamérica
Fortaleza de la Soledad - La casa de Superman en Latinoamérica
fortaleza3.jpgfortaleza1.jpgheader1.jpgacn1.jpgfleischer.jpgheader2.jpgactioncomics.gif
FDLS
FDLS
email rss facebook twitter

(VIDEO) Los problemas del Superman de los “Nuevos 52”


+ 1
+ 0

En los anales de Superman, han habido varios cambios e historias que se hicieron en el camino. Muchos muy aceptados, otros no tanto, pero en general eran cambios que hacían al Hombre de Acero interesante. Aunque a veces también parecía tonto. Ni quien lo niegue.

Esos ajustes, o cambios que se fueron suscitando, en veces eran inocentes. La gente los aceptaba por 2 o 3 números, y luego Superman volvía a su realidad. La que todos tanto amaban.

Pero uno de los cambios más radicales que ha sufrido el Hombre de Acero, y que conllevó una serie de cambios dentro de los cambios, fue definitivamente la era de los Nuevos 52. Si. Esa que nació del evento Flashpoint y que prometía un cambio dramático en la continuidad, al mejor estilo de las “crisis”, y ni que decir del aspecto de los personajes.

Todos los personajes de DC sufrieron algún tipo de ajuste, pero ninguno como Superman, y esto llevó, entre otras cosas, a la desaparición de este concepto completamente, para así seguir una línea más conservadora y aceptada por los fans.

Pero, ¿qué sucedió en la época de los Nuevos 52 que hizo que el Superman de esa realidad tuviera que desaparecer hasta que finalmente en la era Rebirth volvieramos a un Superman más cercano al de la era pre-flashpoint? Pués pasó mucho, y extrañamente, no pasó nada. Al menos nada que se conservara después. Y toda esa maraña de cambios terminaronl revelando una serie de problemas del Superman de los Nuevos 52, que vamos a repasar a continuación.

a0d4693e63dd037fcd9fc86932ece3ce.jpg

Uno de los cambios más significativos en la historia del Superman de los Nuevos 52, fue su aspecto. Y cuando hablamos de “aspecto”, nos referimos a la forma en como se veía, hasta la forma en como actuaba.

En primer lugar, vamos a aclarar que el traje no fue en si mismo un problema. Muchos fans dicen sentirse encantados por ese traje tipo armadura que nos presentó Jim Lee al principio de la era “Nuevos 52”. No dejaba de ser interesante, con excepción de unos pequeños detalles (como la ausencia de los pantaloncillos, y el abuso del cuello alto). Pero en general, el traje gustó. El problema más grande se presentó cuando los diferentes dibujantes (punto que ampliaremos más adelante) dibujaban a Superman a su antojo. Misma línea, pero ninguno se asemejaba al otro. Superman se dibujaba sin ningún tipo de estándar. Esos como los que José Luis García-López o Curt Swan habían heredado. Superman era y se vería al gusto del dibujante. Eso pasó en las versiones de Jae Lee, John Romita Jr, Rags Morales, Aaron Kuder, entre otros muchos. 

Como si eso no fuera ya un problema en si mismo, Superman en veces parecía o actuaba como un personaje más joven o más viejo. Aveces no era posible interpretar su edad. Además sus actitudes no calzaban precisamente con lo que conocíamos del Superman pre-flashpoint. Evidentemente este era otro Superman, de eso no hay duda, pero eso no hacía sentir cómodos a los fans que llevaban años, incluso décadas conociendo, y hasta compartiendo, con el Hombre de Acero mes a mes.

En conclusión, Superman no se veía ni actuaba como Superman.

Otro de los problemas más grandes que se dieron en la época Nuevos 52, tenían que ver con un aspecto clave e histórico que los fans del Hombre de Acero aceptan como un hecho: la relación entre Lois y Superman.

Primero, no existía ningún tipo de relación o vínculo entre ámbos. Su relación era más bien fria, distante y dispar. Recordemos que Lois existe exactamente desde el mismo momento en que existe Superman, históricamente hablando por supuesto. Lois tiene los mismos casi 80 años de existencia que el Hombre de Acero. No estamos hablando de un personaje cualquiera. Su relación es, como ya dijimos, un hecho aceptado por los fans. Y al destruir dicho vínculo se cercenó básicamente uno de los principios que formaban la esencia del Hombre de Acero. Pero esto no fue un accidente. Eso quedó claro cuando John Romita Jr. declaró en 2015 que “Lois no debería tener ningún tipo de relación romántica con Clark Kent. Para hacerla diferente, tienes que hacerla completamente independiente de cualquier cliché que se ha escrito acerca de este personaje femenino. Ella debe encontrar a alguien más, y Clark debe sentir celos - y esa es la manera que debería ser. Ella no debe tener ningún interés en Clark. Todo el mundo asume que estos dos personajes van a estar juntos, y eso es contrario a lo que creo que deberíamos estar haciendo”, declaración no menos que controversial.

Es por ello que los escritores corrieron para solventar dicha falencia, como sucedió en Justice League #12, escrito por Geoff Johns, en la que vemos a Superman vinculado románticamente con Wonder Woman. Dicha relación se mantuvo hasta el final de los Nuevos 52, para sustituir lo que se había perdido con Lois. Fue tanto el fracaso de dicho intento, que en la era Rebirth lo primero que se restauró, luego de quedar claro en Convergencia y Divergencia, fue la relación de Lois con Clark.

rszstk675962jpg-aa80c9_1280w.jpg

Luego, uno de los otros principios fundamentales de la mitología de Superman también se rompió, y fue la doble identidad. Y que peor forma de hacerlo, que por medio de Lois Lane. Lois revela al mundo, de manera absolutamente inescrupulosa, que Superman y Clark Kent son la misma persona, lo que conllevó a una serie de historias paralelas bastante cuestionables, en las que Superman se hacía de una nueva identidad secreta, como Archie Clayton, y renunciaba al Planeta, cosa que sucedió también bastante atrás. Inicialmente podían parecer hechos interesantes, pero que finalmente se iban enredando cada vez más, cosa que parecía no tener intención de rectificar. Eso se demostró también, cuando fue uno de los puntos que Dan Jurguens, con la bendición de Geoff Johns, rectificó en la era “Rebirth”. Simplemente, no funcionó. Y no tendría porqué.

Todo lo anterior era reflejo de varias cosas. Que esta no era la Lois Lane que tanto amábamos, y que este Superman estaba lejos de ser lo que debía ser. Sin dejar de mencionar que no había una línea concreta de lo que se quería hacer con los personajes, cosa que quedó bastante claro en el siguiente problema que analizaremos a continuación.

Y todo esto ¿porqué sucedió? Quizá el asunto más álgido de lo que hemos analizado se debe a esto: no había una línea editorial definida. Las historias se estaban realizando una tras otra sin mucha relación entre si, enredando cada vez más el asunto. ¿Y a qué se debió esto? Pues el asunto es muy sencillo, entre el título estrella Action Comics, y el título Superman, pasaron hasta 10 escritores, y 20 dibujantes en casi 5 años. Sin contar que también Superman estaba presente en los títulos Superman Wonder Woman, Batman Superman, Superman Unchained y Liga de la Justicia. Escritores como George Perez, Dan Jurguens, Keith Giffen, Scott Lobdell, Geoff Johns, Gene Luen Yang, Peter J Tomási, Grant Morrison, Andy Diggle, Greg Pak, y artistas como Dan Jurguens, Jesus Merino, Kenneth Rockafort, Eber Ferreira, Eddy Barrows, Ed Benes, Ken Lashley, Klaus Janson, John Romita Jr., Howard Porter, Mikel Janin, Aaron Kuder, Andy Kubert, Jesse Delperdang, Rags Morales, Gene Ha, Matt Camp, Brent Anderson, Rick Bryant, Fernando Pasarin, todos pusieron algo en los dos títulos más seguidos de Superman. Poca cama para tanta gente. Muchos estuvieron hasta dos años, otros no pasaban de unos cuantos números. La linea claramente se perdía entre uno y otro, y eso era reflejo de los cambios abruptos de las historias, y ni que decir de la imagen del personaje. Esto no puede ser sano de ninguna manera.

DC-Comic-New-52-Superman-Rebirth.jpg

A todo lo anterior, hay que sumarle dos problemas más: el reinicio de la numeración de sus títulos, especialmente el del legendario Action Comics, haciendo creer que todo lo anterior jamás había ocurrido, y no menos importante aunque parezca irrelevante, las portadas de los títulos de Superman dejaron de ser icónicas y memorables, como solían ser en el pasado, y que era un sello histórico y distintivo de la calidad de las historias del Hombre de Acero, aunque muchas no lo fueran, claro está.

Desde Setiembre de 2011, hasta Mayo de 2016, el Superman de los Nuevos 52 acompañó a los fans del Hombre de Acero en los comics. Y tras 52 números de Superman y Action Comics, así como 29 publicaciones de Superman Wonder Woman, 32 de Batman Superman, y 9 de Superman Unchained, el concepto del Superman de los Nuevos 52 llegó a su final, para ser sustituido por el Superman pre-flashpoint en Action Comics #957, Superman Rebirth #1, y Superman #1, y fusionado con la realidad del Superman de los Nuevos 52, en Action Comics #976.

Todo acabó, como sino hubiera sucedido nada.

Portadas:

De sus respectivos creadores.

 

Sobre el autor
superman

Author: superman
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Director
Director de la Fortaleza de la Soledad

Share

No tiene derechos para postear comentarios